Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Lo que cuesta mantener la escuela de Venta del Charco

Los cinco alumnos que este curso asisten al Colegio Público Rural Quercus de Venta del Charco [Foto: Colegio Quercus]. 

Las administraciones públicas deben darse cuenta ya de que en lo relativo a la España vacía ha llegado el momento en que sobran los diagnósticos y urgen las soluciones. Ya todos sabemos cuál es el problema, su historia, su evolución y sus derivadas sociales y económicas, incluso el submundo literario que evoca. Pero por ninguna parte se apuntan soluciones. Soluciones concretas, no de aquellas de decir "fijar la población al territorio" o "crear las condiciones necesarias para" o "diseñar escenarios", sino soluciones específicas y exactas, cuyo cumplimiento se pueda observar y su coste cuantificar. Soluciones reales como "ningún colegio se cerrará mientras haya un solo alumno en el pueblo". No cinco ni cuatro ni tres. No. Uno solo.

En Solienses ya hemos escrito en varias ocasiones que los pilares fundamentales para que la vida en nuestros pueblos se mantenga son la sanidad y la educación. Los consultorios médicos y la escuela. Después viene todo lo demás, también muy importante, pero sin estos fundamentos el resto de la estructura se derrumba. Reclamar una potente red wi-fi que permita el teletrabajo resulta un sarcasmo cuando los niños y niñas no tienen una simple escuela a la que acudir en su pueblo. Resolvamos primero lo básico y luego lo esencial.

En Venta del Charco, una aldea de Cardeña de 158 habitantes situada en un enclave natural privilegiado, su escuela tiene los días contados. La Delegación de Educación de la Junta de Andalucía ha anunciado que el próximo curso los cuatro niños de educación primaria que quedan en la localidad deberán desplazarse hasta Cardeña, a nueve kilómetros, para recibir allí sus enseñanzas, puesto que el Colegio Público Rural Quercus cerrará sus puertas. La propia delegada ha tenido el cinismo de advertir que no se trata de un "cierre", sino de un "traslado provisional", y que el colegio volvería a abrirse en caso de que en el futuro aumentara el número de alumnos. Pero en Venta del Charco saben que esto es una mentira más de la administración para calmar las aguas, puesto que en la vecina Azuel, dicen, se cerró su colegio rural hace ocho años y cerrado sigue, aunque ya sean diez los niños que cada día viajan hasta Cardeña para dar sus clases. Todos sabemos que es mentira, que lo que se cierra ya no se vuelve a abrir.


La experiencia ha demostrado que un derecho se pierde en segundos pero cuesta años o décadas recuperarlo, porque la lógica de la administración pública funciona aún en términos de rentabilidad económica. Los cuatro niños de Venta del Charco le importan bien poco a las instituciones, esas mismas que tienen grandes departamentos, consejerías o direcciones generales para estudiar la despoblación del mundo rural. Los cuatro niños de Venta del Charlo le importan un pimiento a la delegada de Educación, que quiere disfrazar de beneficio lo que cualquiera con sentido común considera una gravísima pérdida. Nadie vendrá a vivir aquí si no hay ni siquiera colegio. Cualquiera lo entiende. Sin escuela, no hay vida en un pueblo, ni esperanza de futuro. 

Todavía habrá quien diga que, claro, no se puede mantener una escuela con tan solo cuatro niños. Que si los costes y todo eso. Pero, ¿cuánto costaría el mantenimiento de la escuela rural de Venta del Charco? No he encontrado datos para Andalucía, pero en Castilla-La Mancha estiman que el coste medio por alumno en una población de menos de 500 habitantes fue de 8.488,86 € para el curso 2016-2017. Los gastos de mantenimiento de un colegio como el de Venta del Charco serían los resultantes de sumar el sueldo de un maestro o maestra -o tal vez dos, contando los especialistas- (unos 29.188 euros brutos, según el portal Aprendemás) y los suministros habituales (luz, agua, calefacción, teléfono, seguros, limpieza), además de una pequeña cantidad para material escolar. Pongamos, siendo generosos, unos 70.000 euros anuales. Para que nos hagamos una idea comparativa, el arreglo de los 3,73 kilómetros de carretera entre Villaralto y El Viso que la Diputación de Córdoba realizará este año está presupuestado en 600.000 euros (unos 160.000 euros por kilómetro). El mantenimiento anual de la escuela de Venta del Charco costaría menos de la mitad de lo que vale el arreglo de un solo kilómetro de carretera comarcal.

El mundo rural se desmorona y ponerle el freno a ese abismo tiene un precio. Podemos pasar el tiempo discutiendo si estamos dispuestos a pagarlo o no. Pero lo más seguro es que cuando consigamos una respuesta sea ya demasiado tarde. Si es que no lo es ya.

19 comentarios :

Unknown | domingo, febrero 21, 2021 1:39:00 a. m.

La luz, el agua y la limpieza la paga el Ayuntamiento.

jarote en la diáspora | domingo, febrero 21, 2021 10:41:00 a. m.

Un amigo ganadero me decía que Los Pedroches quedaría como una especie de parque temático para que los niños de ciudad vinieran en autobús a conocer el campo, y les explicaran lo qué es una encina, un borrego o una urraca, y que eso era imparable.
¿Quién se va a quedar aquí? ¿Qué posibilidades laborales ofrece la comarca? Friso la cincuentena y de mis compañeros de universidad sólo pudieron quedarse en Los Pedroches un veterinario, un funcionario del ayuntamiento y un ganadero con bastante tierra.
El resto, una veintena larga, estamos fuera y volvemos en vacaciones. Algunos intentamos mantener la casa que heredamos de nuestros padres aunque sabemos que no podremos venderla nunca pues la mitad del pueblo está en venta y no hay demanda.

Conrado Castilla | domingo, febrero 21, 2021 11:00:00 a. m.

¿Dónde está ese supuesto de "demanda social" que la señora delegada y los de la Junta invocan continuamente para ampliar los conciertos educativos? ¿Es qué aquí no hay demanda social? En esto como en tantas cosas los señores de la Junta y los que le apoyan, mienten y lo que es más grave, nos toman por tontos. Este es el cambio que tanto anhelaban algunos. ¿Privatizarán los colegios rurales? Es que eso no es negocio. El medio rural se va vaciando, pero las medidas efectivas y reales para que esto no ocurran muchas veces se quedan en pura palabrería, como lo dicho por la señora Troncoso. No se preocupe que ya nos hemos enterado de la diferencia entre traslado provisional y cierre ¿Y usted, se ha enterado?

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 12:57:00 p. m.

Los Planes para parar el despoblamiento son pura propaganda. Queda tan bien que cuando lo están anunciando igual se lo están creyendo;
se sienten bien, conciénciados, pendientes del bien de los ciudadanos que los han votado (y les pagan), sobre todo si hay una cámara delante o un micrófono. Pero, cuando se acaba la rueda de prensa, recogen sus carteras, sus agendas, y se van a otro sitio para contarles a los lugareños lo que quieren oír. Esa es la Realidad cruda. La escuela les importa un carajo, los caminos, dos, los pueblos vacíos otros y así. Mientras, ellos se vuelven a sus despachos para programar otras visitas y a enterarse de lo que quieren por allí para soltarlo y dejarlos contentos con la esperanza de que esa vez sea VERDAD

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 2:02:00 p. m.

Buenas tardes. Yo, que no tengo descendencia, dejaré mis escritos publicados y mi biblioteca personal y privada la donaré a la Biblioteca municipal. Se que está condenada al desaparecer en Los Pedroches, pero es lo único que voy a dejar cuando ya no esté aquí. Y aún así, no me arrepentiria de haber vivido toda mi vida en esta comarca.

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 2:08:00 p. m.

Pues este 'otro jarote en la diáspora', ahora sexagenario, suscribe totalmente lo que dice mi paisano de la cincuentena.
Yo hube de coger las mantas (o el petate) en el 77 y cuando visitaba el pueblo no me conocía ni la madre que me parió, igual que me pasa a mí con los residentes, sobre todo con sus descendientes; quiero decir que la gran mayoría de mi generación estamos casi todos repartidos por la geografía española y algunos hasta en países extranjeros.
Siempre me pregunto a qué iba yo al pueblo.- Sería por 'el gusanillo' que llevamos dentro porque mi madre, según fuera la frecuencia con la que visitaba la villa, me decía: ¡¡ya estás aquí otra vez a poner millonarios a los de los bares, que se están comprando todos cortijos, vacas y cochinos!!.
Como dice el hijo de "barrinches" en los vídeos que veo desde la distancia: ¡¡nos veremos algún día en los bares, paisano!!, si es que quedan bares, porque la población jarota va cuesta abajo, por los cardos y sin frenos, como el de la sillita de ruedas.

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 2:33:00 p. m.

Por pedir que no sea: yo quiero un maestro por alumno y una encina que al varearla caigan billetes de quinientos euros (en lugar de bellotas).
Ya veremos, si estamos vivos para contarlo, el panorama "tan precioso" que vamos a tener cuando se terminen "los biberones" de los ERTEs y la Unión Europea empiece a apretarnos el cinturón.

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 3:29:00 p. m.

Todos los costos y comparativas del artículo están muy bien, pero nos hace falta saber cuál es el costo de un microbús que traslade a los/as alumnos/as los días lectivos desde Venta del Charco a Cardeña (8'5 Km) y viceversa (8'5 Km).
Ya desde tiempos de don Manuel Chaves se venía practicando la supresión de unidades con los núcleos rurales pequeñitos, poniendo un microbús al pueblo mayor y más cercano. Soy consorte de docente y lo digo por haberlo padecido en mis carnes varias veces a lo largo y ancho de Andalucía.
Yo antepondría primero los puestos de trabajo para los padres que quieran venir a repoblar, pues sin eso la evolución demográfica, ya sea con esos niños/as en la Venta del Charco o en Cardeña, estará siempre por los suelos; ahí está el ejemplo del Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba, pactado su cierre con las AMPAS desde los últimos tiempos de don José Antonio Griñán.
Reitero: trabajo, trabajo, trabajo...., lo demás vendrá por su propio peso. Y para que se generen puestos de trabajo qué se necesita: capital que invierta en industria.

Anónimo | domingo, febrero 21, 2021 7:31:00 p. m.

Vamos a ser un poco coherentes. Mantener una escuela con 4 o 5 niños no es viable. En primer lugar y es lo que nos debe motivar es que los niños no recibirían la educación apropiada. Los niños no pueden estar aislados, deben compartir la escuela con muchos otros niños y niñas para su desarrollo integral. Flaco favor les haríamos a esos niños y niñas si permanecieran en la Aldea del Charco. Otro tema es el de la despoblación el cual se resolverīa si se ofertaran puestos de trabajo de calidad.

Camino a Gaia | domingo, febrero 21, 2021 7:51:00 p. m.

El coste de no tener una escuela será siempre mas alto que el de no tenerla. Pero hablamos de futuro y de expectativas sobre ese futuro. Un futuro que proyectamos como una continuación del pasado cercano, mientras delante de nuestros ojos el presente mismo se desmorona ante la insostenibilidad de un modelo económico dependiente de recursos en declive e impactos medioambientales a escala planetaria. ¿Es pues el mundo rural insostenible o lo es el modelo de consumo desorbitado y dependiente de las grandes ciudades? La sostenibilidad no es imposible: es inevitable. Y es precisamente el mundo rural de tradición autosuficiente el que puede ofrecernos que ese futuro no termine siendo dantesco y ruinoso.

Anónimo | lunes, febrero 22, 2021 10:58:00 a. m.

Receptores de ayudas PAC: Valle de los Pedroches 715007 €. Fuente: Fondo español de garantía agraria. 2019.
No está mal no? Otra cosa es como se reparta. Pero eso es una vieja historia.

Anónimo | lunes, febrero 22, 2021 8:20:00 p. m.

Tres cosas sobre la escuela:
1.- He sido maestro durante 40 años y aún lo sigo sigo siendo. Me gusta comunicar lo que aprendo. Lo hago como puedo. Pero echo de menos a mis alumnos y alumnas.
2.- No creamos que es muy educativo dejar en Venta del Charco un alumnado de solo cuatro escolares y al cargo de un solo maestro. Puede pasar lo que ocurría a las familias que solo se casaban entre sus propios miembros. Es muy enriquecedor conocer gente nueva, explorar nuevos territorios, acostumbrarlos al horario del autobús, ser puntuales a la hora de levantarse por las mañanas. Todo esto es educativo: sirve para el futuro y crea buenos hábitos. Hoy los críos son bastante blandengues y se lo damos todo hecho.
3.- Pensemos ahora en Cardeña. Cuatro alumnos elevan la matrícula en ese pueblo vecino, matrícula que irá descendiendo y pronto lo que cerrarán es un aula de esa localidad, como está ocurriendo en otros lugares. Esta realidad no nos gusta, pero es verdad. No pensemos solo en un caso concreto. La panorámica es desoladora. No nos queda otro remedio que acogernos con esperanza a las frases finales del comentario de las 7,51:00 del domingo pasado: creamos firmemente que estos lugares que habitamos pueden convertirse en EL FUTURO en pueblos prósperos, poblaciones SALUDABLES. Yo no lo veré pero así lo creo. Sé que esto no es, no debería ser, un consuelo. Pero no os puedo decir otra cosa.

Carlos | lunes, febrero 22, 2021 9:25:00 p. m.

Señor maestro, no tema, los niños de Venta del Charco no se van a casar entre sí, tan solo quieren jugar en sus calles y no pasarse horas cada día en autobuses escolares. Hablamos de niños de siete años. Ya tendrán tiempo de conocer gente nueva cuando empiecen la ESO e inevitablemente tengan ya que viajar al instituto. No es que sean blandengues, es que son niños, que parece mentira que haya sido usted maestro.

Precisamente lo que se pide es revertir esa tendencia. Que no se cierre el colegio de Venta del Charco ni tampoco el de Cardeña. Si permitimos que se cierre uno, después vendrán los demás. Precisamente porque no pensamos en un solo caso concreto, sino en todos los casos abiertos que hay en Los Pedroches, que son muchos. Si seguimos permitiendo que se cierren colegios, al final todos los niños de la comarca irán a la escuela en Pozoblanco.

¿Pero cómo va a haber pueblos prósperos y saludables sin escuela? Es una barbaridad.

Anónimo | martes, febrero 23, 2021 11:36:00 a. m.

Pondremos también una Universidad en cada pueblo para que no se vayan los chicos y chicas a las ciudades estudiar sus carreras.
¿Y cuando terminen sus titulaciones universitarias, van a volver a unos pueblos sin vida?.- Pues no, se quedan en esas u otras ciudades de España, e incluso marchan a países extranjeros. Esa es la pura y dura realidad de esta España volcada en el turismo (copita, cervecita, tapita, hostelería....) que no ha sabido diversificar su economía orientándola más hacia la industria.
Un enorme sector servicios y en los demás sectores productivos somos (España) una auténtica mierda en la esfera internacional.
El futuro de estos pueblos rurales es criar cochinos y vacas, labores para las que no existen los sábados, domingos, festivos, ni vacaciones (los animales tienen que comer y beber todos los días porque si no se mueren), por lo cual con estar en posesión del Certificado Escolar o el de la ESO basta para quienes se quieran atar de por vida a un terruño que no da para más.

Anónimo | martes, febrero 23, 2021 10:26:00 p. m.

Sobre lo que dice el comentario de el día 21 a las 12,57, he encontrado unas líneas que vienen muy a cuento en un artículo en El País de Javier Sampedro del 27 de septiembre del año pasado que dice: “Es posible que los políticos aprendan alguna vez que su trabajo consiste en ponerse al servicio de los ciudadanos. De momento, sólo han aprendido a decir eso, no a hacerlo”...

Anónimo | miércoles, febrero 24, 2021 12:27:00 a. m.

Qué barbaridades, ni que fuera tan malo criar cochinos y vacas. Todos los oficios son necesarios y quizás este sea uno de los que más, si el que cría cochinos ganara lo que gana Pedro Sánchez, todos querríamos ser ganaderos.
Pero sin comer no pasa ni Dios.
Si vieron Heidi, sabrán que para ser feliz no hace falta mucho más que un abuelo y unas cabras en plena naturaleza. Esto ocurre también en la vida real. Por otro lado hay muchos tontos con carrera y gente sin título universitario con mucho más sentido común.
Que la escuela siga abierta, que dejen los políticos sus coches oficiales y cojan el autobús, por ejemplo.

Anónimo | miércoles, febrero 24, 2021 11:30:00 a. m.

Sobre la pregunta que se hace en un comentario anterior, "¿Pero cómo va a haber pueblos prósperos y saludables sin escuela? Es una barbaridad", me permito opinar que no lo veo tan barbaridad, porque, siguiendo el razonamiento más arriba expresado por otro comentarista, estoy de acuerdo en que, si llegara un momento futuro, por desgracia no tan lejano, donde la economía se venga abajo, serán los pueblos de producción "autosuficiente" los que sigan adelante. Y ahí estaría nuestra comarca. Las dehesas se volverían a sembrar de trigo, cebada, centeno...Y las huertas lo mismo. Y si a nuestros pueblos llegase entonces gente joven que viniese atraída por su forma de vida, no por sus empleos, entonces habría niños, niñas y, por lo tanto, escuelas. Seamos capaces, políticos paisanos, alcaldes paisanos, de traer gente a nuestros pueblos y aldeas y entonces tendremos escuelas. Es darle la vuelta al razonamiento. Primero traigamos a los residentes, luego, poco a poco, vendrán los hijos y después las escuelas. ¿Y abandonar ahora nuestros pueblos sin apenas luchar? Es muy duro, lo sé. Pero reconozcamos que es una guerra perdida: si no hay criaturas ¿cómo va a haber escuelas y maestros? La lucha está en que no se vaya nadie de aquí y, si es posible, que vengan otras personas, mejor jóvenes. Puede que esto sea una ilusión pero yo lo veo así.

Anónimo | miércoles, febrero 24, 2021 2:59:00 p. m.

Lo mismo que he citado cochinos y vacas en mi comentario del Martes, febrero 23, 2021 11:36:00 a. m. también he podido extenderme más: gallinas, pavos, ovejas, cabras, lechugas, tomates...., herrero, carpintero, mecánico...., etc., etc., etc., etc.... y no por eso son barbaridades, malas o buenas, simplemente es lo que hay, ni más ni menos. No he pretendido molestar a nadie. Y es que cuando no queremos mirarnos en el espejo porque no nos gusta el panorama actual nos lo tomamos casi todo por la tremenda, ¡caramba!.

Anónimo | jueves, febrero 25, 2021 10:59:00 a. m.

Con la que hay liada en Torrecampo y nadie dice nada... Poderoso caballero...

Publicar un comentario