Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Balance cultural de 2019 en Los Pedroches

Además de la reapertura del castillo de Belalcázar tras su restauración, que señalamos ayer como el principal acontecimiento cultural del año en Los Pedroches, hemos vivido en la comarca durante este 2019 que ahora termina otros eventos importantes que merecen destacarse a la hora de hacer balance en estos días finales. Por lo que concierne a este blog directamente, no podemos dejar de resaltar en primer lugar nuestra ceremonia de entrega del Premio Solienses, que se celebró en junio en la ermita de la Virgen de Gracia de Torrecampo y tuvo como galardonada a la poeta jarota Juana Castro, autora del poemario Antes que el tiempo fuera (Hiperión). El acto, posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento torrecampeño, contó con la presencia de numeroso público y, por cortesía del Museo PRASA Torrecampo, pudimos ver allí mismo una pequeña muestra de cartas autógrafas del premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, que pertenecen a la colección del museo y que se mostraban públicamente por primera vez en nuestra comarca. La joven violonchelista pozoalbense Cristina Amor Rey puso el contrapunto musical al encuentro.


Teodora López y María Jesús Sánchez (miembros del jurado), Juana Castro (con el arado), Francisco del Castillo (alcalde de Torrecampo) y Antonio Merino (editor de Solienses), durante la entrega del Premio Solienses el pasado 2 de junio. [Foto: Agustín Merino].

En el ámbito literario, hay que señalar también la entrega en noviembre del Premio de Poesía Juana Castro que patrocina el Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba y que cada año se consolida un grado más. El galardonado este año fue Federico Gallego Ripoll por su obra Las travesías, que publicará próximamente la editorial Renacimiento. El dream team de los premios literarios en Los Pedroches se completa con el Certamen de Narrativa Corta "Villa de Torrecampo", que este año recogió en mayo la coruñesa Andrea Martínez Rey.


De izquierda a derecha, Salud Navajas (diputada de Cultura), Dolores Sánchez (alcaldesa de Villanueva de Córdoba), Federico Gallego Ripoll (ganador del premio), Juana Castro y Cristina Casanueva (delegada provincial de Cultura), el 29 de noviembre tras la entrega del Premio de Poesía Juana Castro en Villanueva de Córdoba [Foto: Solienses].

En cuanto a libros de autores comarcales, a pesar de la quincena de publicaciones registradas (la mayoría de ellas autoeditadas), el balance de 2019 es pobre desde el punto de vista literario. Me atrevería a destacar solamente dos libros, por motivos diferentes. Por un lado, Los árboles que huyeron (Almuzara), de Alejandro López Andrada, por su validez como testimonio sobre una época de cultura en Los Pedroches. Entre otros aspectos de su infancia y juventud, Alejandro se enfrenta en este libro a un momento difícil de su vida que trasciende lo meramente personal hasta alcanzar un interés más general: su trabajo como técnico de cultura en la Mancomunidad de Municipios de Los Pedroches durante dos décadas y, sobre todo, el traumático cese de esta actividad motivado por la crisis económica. El autor cuenta, sin ocultar su dolor, lo vivido entonces y enseña a los lectores, quizás con finalidad terapéutica, una herida que, a mi parecer, permanece todavía sin cerrar. La segunda obra a destacar sería la colección de relatos de Félix Ángel Moreno Ruiz Terror en Los Pedroches (17 Pueblos), una recopilación de narraciones breves que tienen la particularidad de estar ambientadas cada una de ellas en un pueblo distinto de nuestra comarca.


Félix Ángel Moreno Ruiz, durante la presentación de "Terror en Los Pedroches" en Pozoblanco el 7 de mayo [Foto: Biblioteca de Pozoblanco].

En cuanto a talentos individuales, lo más destacado de la cultura de Los Pedroches en 2019 no ha estado en la literatura, sino en la música y en las artes plásticas. En el primer ámbito destacan tres nombres: Pablo, Rafael y María José. Está, por un lado, Pablo García López, un cordobés con raíces villaralteras que no cesa de sorprender con su meteórica carrera como tenor. Tan pronto lo vemos en Berlín, Madrid, Shangai, Valencia o en Córdoba capital (donde en 2020 protagonizará La flauta mágica de Mozart, tras volver de Lausanne de cantar Doña Francisquita). Este año nos enteramos de que donde únicamente tiene problemas para actuar es en su propio pueblo. También en el mundo de lo clásico hay que reseñar la labor del pozoalbense Rafael de Torres Carpio, director de orquesta que en noviembre dirigió a la Joven Orquesta de Los Pedroches junto a la Joven Orquesta Ciudad de la Alhambra y el Coro del Ilustre Colegio de Abogados de Granada en la interpretación de Carmina Burana de Carl Orff en el auditorio Manuel de Falla de Granada.


Jesús Vigorra y Pablo García-López, en el estudio de "Al Sur" en enero [Foto: Canal Sur].

En el campo de la música más popular, no hay que olvidarse de la también pozoalbense María José Llergo, una figura que poco a poco deja de ser promesa para consolidarse como una de las voces más admiradas del nuevo flamenco. Este año, tras participar en el Sónar de Barcelona o el Festival de Arte Sacro de Madrid, ha anunciado la próxima aparición de su primer disco, que llevará por título Sanación. En 2019 también publicó nuevo disco el grupo Algunos hombres y Aliara dedicó la 31 edición del Folkpozoblanco a la música tradicional infantil.


María José Llergo [Foto: Madero Cubero/Cordópolis].

En cuanto a las artes plásticas, 2019 ha sido el año del descubrimiento de Consuegra Romero, una pintora pozoalbense que, con su peculiar técnica de dibujo con bolígrafo, ha expuesto en Granada y Pamplona y hace pocos días ha presentado en el Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat su exposición titulada "Les amours", que es la materialización del proyecto ganador del Premio Nacional de Dibujo organizado por DKV seguros y MAKMA, revista de artes visuales y cultura contemporánea. El veterano acuarelista viseño Nemesio Rubio, por su parte, ha paseado este año su exposición "Hábitat" por Córdoba y varios pueblos de Los Pedroches. El villaduqueño José Luis Checa llevó al patio principal del Museo de Bellas Artes su colección de esculturas "Las miradas de Vulcano". La torrecampeña Pilar Condado Romero expuso su colección de fotografías "Mujeres de Torrecampo" en su pueblo y en Córdoba. Y, en fin, el artesano de Santa Eufemia Santiago Valverde mostró su personal obra realizada con madera de olivo centenario en el Madrid Design Festival.


Nemesio Rubio en el Patio Barroco de la Diputación en mayo[Foto: Diario Córdoba].

En el campo de la arqueología, el equipo de la Universidad de Gotinggen que dirige Fedor Schlimbach ha continuado con su excavación (iniciada en 2013, con un paréntesis en 2018) en el yacimiento tardoantiguo de La Losilla, sacando a luz cada año un poco más la basílica visigoda allí encontrada. También nos ha enorgullecido que una nutrida selección de piezas procedentes de la colección del Museo Prasa Torrecampo forme parte de la exposición  "La Granada zirí y el universo beréber", que desde el 5 de diciembre puede verse en la capilla y cripta del Palacio de Carlos V de la Alhambra de Granada. Para el ámbito de la investigación histórica resulta de mucho interés la digitalización completa del semanario El Cronista del Valle y tres periódicos más de Pozoblanco, que desde abril están accesibles en la Biblioteca Virtual de Andalucía. Y Juan Aperador García nos presentó en febrero su libro Pozoblanco bajo las bombas. Un estudio sobre los bombardeos y los refugios antiaéreos de la Guerra Civil (1936-1939).


Interior de una tumba de La Losilla excavada en la campaña de este año [Foto: @WestOstRomGoe].

A la Muestra de Cine Rural de Dos Torres acudió Ana Jiménez y volvimos a revisitar Solas de Benito Zambrano. Eva Hache grabó un programa de La Paisana para TVE1. La Guardia despertó nostalgias en la Casa del Pozo Viejo de Pozoblanco, Seguridad Social en Hinojosa del Duque y Celtas Cortos en Belalcázar. Lolita encarnó a Fedra en El Silo. La ciencia protagonizó el Salón del libro en Pozoblanco. El Cabrero se despidió en Belalcázar. Y Solienses, a pesar de sus ausencias, continuó siendo el blog de referencia sobre cultura en Los Pedroches.


Ana Fernández posa para Solienses ante un panel promocional de Dos Torres el 1 de noviembre, dentro de la Muestra de Cine Rural.

21 comentarios :

Anónimo | martes, diciembre 31, 2019 2:18:00 p. m.

Muy buen resumen Antonio.

Anónimo | miércoles, enero 01, 2020 2:40:00 p. m.

Bien por Solienses y su apuesta por la promoción de la cultura en nuestra tierra.

Anónimo | miércoles, enero 01, 2020 8:48:00 p. m.

Menos mal que existe Solienses. Ánimo Antonio! Y esperemos que el 2020 sea un buen año para Los Pedroches.

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 3:55:00 p. m.

No estoy de acuerdo en calificar la reapertura del castillo de Belalcázar como el acontecimiento cultural de 2019 en los Pedroches.
Si definimos como cultura cualquiera de las acepciones que la RAE publica, entiendo que lo sucedido con el castillo no encaja.
En primer lugar, creo que es algo aventurado decir que se ha reaperturado. Esto hubiera sucedido si se hubiera cerrado en un tiempo anterior prudente y ahora se vuelve a abrir. Ninguna de las dos cosas ha sucedido. Nadie lo hemos conocido abierto a su uso habitual y nadie lo conoce con un nuevo uso ya que se ha cerrado inmediatamente. Ha sido como la república catalana: La declaro inaugurada pero inmediatamente la suspendo.
Por otra parte no debemos confundir que construir un teatro, un cine o abrir al público el recinto de un castillo no es un acto cultural. La cultura es interpretar obras de teatro, hacer películas de cine o realizar eventos en un castillo. Lo que se ha realizado en Belalcazar querido amigo Antonio es proceder a dar por finalizada la fase de una obra de construcción, nada mas.
Y siguiendo con esta reflexión, ¿que incidencia puede tener sobre el bagaje cultural de nuestra tierra dicha "reapertura"? Pues absolutamente ninguna. El castillo en su estado actual no afecta a ningún parámetro cultural de nuestra comarca mas que lo hacia hace 10 años. Un acontecimiento, por poner un ejemplo, como pueden ser las olimpiadas rurales de Añora tiene muchas mas incidencia anualmente sobre nuestra cultura que la "reapertura del castillo". Creo que las ansias por poner en valor un monumento tan destacable nos hace perder la objetividad sobre el asunto principal que en este foro es la cultura. SALUD Y REPUBLICA.

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 5:55:00 p. m.

Además los castillos los habitaron y disfrutaron los poderosos y nunca el pueblo llano ¿O no?

Antonio | viernes, enero 03, 2020 7:11:00 p. m.

Quizás pueda encontrársele acomodo en esta acepción de la RAE: "Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.".
Que el castillo estaba cerrado y ahora se ha abierto es una evidencia indiscutible. Mucha gente lo conoció abierto antes y al menos 350 personas lo han visitado ahora. Me cuesta más trabajo explicarle el contenido cultural de una restauración: es el rescate de la historia, de la vida de nuestros antepasados, del patrimonio artístico, del trabajo de los artesanos, del gusto estético de diferentes épocas...
En cuanto al cierre inmediato tras su apertura, no caiga en el error de quererlo todo o nada. Hay pasos intermedios que posibilitan llegar al final.
Por lo demás: ¡Vivan las Olimpiadas Rurales!

Antonio | viernes, enero 03, 2020 7:14:00 p. m.

También los delicados versos de Safo y Catulo los disfrutaron en su tiempo solo los poderosos, que sabían leer. ¿Debemos por eso ahora renunciar a ellos el pueblo llano?

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 7:47:00 p. m.

No tengo claro quienes pertenecen o no al pueblo llano (ni dónde está la "frontera"),pero me siento muy halagado de que el editor me conteste esperando que no sea la última vez.
No obstante queda claro que no ha captado mi ironía y "retranca" no por falta de habilidad por su parte ,si no por "torpeza" al responder al anterior anónimo, por la mia.
Feliz Año.

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 8:47:00 p. m.

Yo estuve a punto de picar y contestar en el sentido de Antonio.

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 8:48:00 p. m.

Estos republicanos....!

Anónimo | viernes, enero 03, 2020 9:01:00 p. m.

Bien Antonio, evidentemente la acepción que me expone ya la había leído. Partiendo de que me siento en inferioridad intelectual para debatir con Vd y por lo tanto no lo pretendo (por mi escasa formación académica me cuesta mucho explicarme) si quiero humildemente exponerle:
Se lo que es hacer una restauración de un edificio. Por cierto, el castillo tecnicamente no ha sido restaurado, ha sido consolidado estructuralmente y solo en parte. Lo que Vd., intenta explicarme con mucho acierto y claridad de cual es el contenido cultural de una restauración no es lo que se ha ejecutado en el castillo: ni rescate de historia, ni de la vida de nuestros antepasados, ni de trabajo de artesanos ni nada de eso. Posiblemente esos vectores los tengamos en otra fase de la obra.
Vamos a ver Antonio, la cultura es lo que le confiere la identidad a un pueblo y la cultura se alimenta con los actos derivados de la costumbre o capacidad artística de dicha población que realizados en solitario o en grupo por elementos de esa sociedad lo transmite al conjunto y deja huella en su historia. Es por esto que sigo sin ver un acontecimiento cultural tan destacable como vd expone en la consolidación de parte de la estructura del castillo. Vamos Antonio, que se ha acabado la obra y se ha acabado la actividad del castillo. Volvemos a su origen menos remoto: Casi la ruina. Bueno, por lo que he podido leer en este foro si es válido como mirador para admirar nuestro esplendido paisaje. Es mi opinión y así lo intento manifestar. Y que conste que a mi no me gustan las olimpiadas rurales. Solo las puse como ejemplo. Por lo tanto Antonio, nuestros criterios entran en contradicción de nuevo: no coincidimos en el gusto por las olimpiadas ni en el valor cultural "actual" del castillo. En fin, si al menos coincidiéramos con lo de la república me daría por satisfecho.

Anónimo | domingo, enero 05, 2020 10:08:00 p. m.

Yo entiendo que la restauración del Castillo de Belalcázar, en sí, es solo ladrillo y argamasa, albañilería y no fina, por cierto, pero es innegable que Antonio va más allá cuando habla de acontecimiento cultural. Es el rescate de un monumento histórico, o sea, acción cultural. Pero la razón de ser nombrado como fenómeno cultural en este pasado año 2019 la veo también en que allí se podrían celebrar infinidad de actos culturales. Por lo tanto el remozamiento del Castillo posibilita la cultura. Solo hace falta imaginación y cultura. Mucha cultura en el ambiente, que es ahí donde todos fallamos. He dicho.

Anónimo | lunes, enero 06, 2020 9:18:00 p. m.

Para que se puedan celebrar "infinidad de actos culturales" como dice el anónimo anterior de manera mas o menos programada en el tiempo y con una infraestructura permanente en el castillo aún quedan muchos, muchos, años. Antes de 20 años no los veremos. Otra cosa es que bajo condiciones muy particulares y especiales se realice algún acto bien de tipo social, cultura, político, etc. Pero para que el castillo pueda ser puesto a disposición y utilizado por los diversos agentes sociales de la comarca de manera regular y reglada esperemos con mucha paciencia. Es lo que hay.

Anónimo | martes, enero 07, 2020 1:32:00 p. m.

Sigo creyendo que en el Castillo de Belalcázar pueden realizarse actos culturales. Todos aquellos que se organicen al aire libre buscando el resguardo y el refugio de esta fortaleza. Es decir, todos aquellos actos que antes no se celebraban por temor a que se desprendiera algún pedrusco. Y lo que yo decía: imaginación. Por ejemplo: exposiciones en cualquier recinto interior, espectáculos de artistas pedrocheños, bailes propios de nuestra comarca, entrega del premio Solienses etc. etc., todo esto en el patio del Castillo. Y organizar visitas donde se vayan explicando los diferentes elementos. Por último, si el techo de la terraza lo permite, yo pido para todos, vecinos y no vecinos, ¡¡un cine de verano !! Qué hermosas vistas desde la azotea mientras se "coloquia" sobre la película que se haya proyectado. Acción cultural. Imaginación para nuestros concejales de cultura. Enseñar lo que de valor tenemos de una manera sugerente y especial.

Anónimo | martes, enero 07, 2020 10:07:00 p. m.

¿Cómo está el tema de los furtivos ? Antonio.

Anónimo | miércoles, enero 08, 2020 12:18:00 a. m.

A mi todo esto me parecería perfecto incluso aunque algunos artistas ni siquiera fueran pedrocheños 😉😉😉.

Anónimo | miércoles, enero 08, 2020 8:04:00 p. m.

A ver si es verdad que organizan muchos actos en el castillo y a ser posible que sean culturales.

Sbtn Sbtn | sábado, enero 11, 2020 5:50:00 p. m.

Lo que ganarían estos ¿diálogos? ¿debates? ¿Intercambios de opiniones? si el personal se identificara...Creo que no se puede permanecer eternamente en el anonimato...¿Qué se teme? Conocer a los inquietos e inquietas de la comarca estaría bien. ¿Os imagináis un periódico lleno de colaboraciones anónimas? ¿Y una tertulia de la tele de gente enmascarada?. Creo que conocer la identidad del comentarista lo hace reflexionar más, ser más prudente y tener más respeto hacia todos los que participamos. ¿Qué se teme?

Anónimo | sábado, enero 11, 2020 6:54:00 p. m.

Buenas Sbtn Sbtn. Soy Antonio seguidor de Solienses.
Puede leer el artículo muy acertado que en este mismo blog lleva por título:"Cuando se nos quita todo".
Es la opinión y posible respuesta del editor a su pregunta.
En la mia añadir que al igual que el voto es secreto,también uno decide hacerlo saber aquí o no.
Se puede y debe opinar sin insultar.El hecho de hacerlo de forma anónima o no, creo que no debería tener nada que ver en ello.

Anónimo | domingo, enero 12, 2020 12:19:00 a. m.

Es una característica del medio. Como la imagen a la TV o el sonido a la radio. Es algo parecido al carnaval.

Anónimo | domingo, enero 12, 2020 11:20:00 p. m.

Que es eso de los furtivos?. No lo entiendo.

Publicar un comentario