BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Migas protestonas

A veces, elementos significativos de nuestro patrimonio monumental logran salvarse in extremis, por motivos azarosos en los que la intervención ciudadana resulta crucial. Tras la alarma en torno a la situación de abandono que sufría la sala de columnas del convento de Santa Clara de Belalcázar, el Ayuntamiento tomó la decisión urgente de apuntalar sus muros, como modo preventivo de evitar su posible derrumbe. Desconozco si la intervención tiene el alcance suficiente como para evitar los daños que amenzaban al edificio, pero al menos se trata de un primer paso que quizás nos prive del bochornoso espectáculo de que un inmueble catalogado como monumento histórico-artístico se desplome ante nuestros ojos impotentes. La asociación "Amigos de Belalcázar" ha estado vigilante en este asunto, como en otros relacionados con la defensa del patrimonio de Belalcázar, que tanta atención necesita.


Apuntalamiento de urgencia en la sala de columnas del convento de Santa Clara en Belalcázar.

En Pozoblanco, la asociación "Piedra y Cal" ha convocado para el próximo sábado 8 de enero a partir de las 13:30 horas unas "Migas protestonas" en el entorno de la vieja caseta del tren de vía estrecha de la línea Peñarroya-Puertollano que se conserva, a duras penas, al comienzo de la carretera de Pedroche. El acto tiene como objetivo mantener viva la conciencia sobre la necesidad de preservar esta muestra, testimonial en su sentido estricto, de nuestro patrimonio histórico industrial, tan maltratado en Pozoblanco. Se leerá un manifiesto en favor de la conservación de la caseta, se colgará una pancarta reivindicativa y se dará cuenta festiva de unas migas tostás al gusto local. La aparente insignificancia del motivo reclamado engrandece la acción. Es un modo de que la salvación de estos rastros del pasado, sin los cuales acabaremos definitivamente perdidos, no quede totalmente en manos del azar.


Rehabilitación ideal de la caseta y su entorno, según J. Redondo.

0 comentarios :

Publicar un comentario