BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La ermita de San Gregorio de Villanueva del Duque

Ermita de San Gregorio de Villanueva del Duque hacia 1990, poco antes de su restauración.

En nuestra serie Patrimonio perdido de Los Pedroches hemos ido recogiendo un catálogo de edificios señeros del patrimonio histórico-artístico de la comarca que, en la mayoría de los casos por desidia y abandono, han acabado desapareciendo de nuestro paisaje monumental. A veces, sin embargo, conviene reseñar también las acciones positivas en este sentido y destacar cómo edificios en estado ruinoso y prácticamente condenados a la destrucción han terminado siendo restaurados e incorporados de nuevo al inventario de propiedades colectivas -al menos emocionalmente- de cada pueblo.

Leyendo esta pequeña crónica sobre la celebración de San Gregorio en Villanueva del Duque, me he acordado de una fotografías que guardo en las cuales se documenta el estado ruinoso en que había quedado la ermita a finales de los años 80 del siglo pasado (quizás sea oportuno recordar que "el siglo pasado" es el XX). Yo mismo tomé estas fotografías dos o tres años antes de la restauración que, con mayor o menor fortuna, se realizó por iniciativa del Ayuntamiento de la localidad en 1993. Recuerdo la seducción romántica que desprendía el lugar y la crudeza histórica que manifestaban esos arcos de ladrillo con el cielo por tejado y que entonces parecían tener la demolición como único destino probable.

Ermita de San Gregorio de Villanueva del Duque hacia 1990.

Ermita de San Gregorio de Villanueva del Duque tras la restauración de 1993.

La ermita de San Gregorio de Villanueva del Duque data, como tantas otras en la comarca, del siglo XVI. A través de su historia ha sufrido muchas reformas y reconstrucciones, fechándose dos de ellas a lo largo del siglo XX. La primera en los años cincuenta, cuando se recuperó de la situación ruinosa en que había quedado tras los bombardeos de la Guerra Civil; la segunda, a principios de los noventa, la rescató del derrumbamiento que sufrió a partir de los años sesenta, cuando el abandono de los cultos y el escaso aprecio que entonces se dispensaba al patrimonio más humilde propició su deterioro.

El estado actual de la ermita, de una sola nave, responde a la estética dominante en las restauraciones de la época, que combinaba la conservación de los elementos estructurales originales con una incipiente tendencia a recrear ciertos componentes historicistas con la intención de acentuar una imagen de antigüedad artificiosa. Muchas otras ermitas de Los Pedroches fueron restauradas durante esos años por sus respectivos Ayuntamientos (con financiación de la Diputación o de la Junta de Andalucía) y casi todas ellas guardan un aspecto muy similar, que se debate ásperamente entre el respeto y la recreación .

0 comentarios :

Publicar un comentario