Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Sosia sieso

Santi Rodríguez durante la representación de 'Ave Sosia'Para determinar si el Ave Sosia, de Alejandro V. García, es una gran obra de teatro o un mero entretenimiento literario habremos de esperar a otra ocasión, pues el lamentable espectáculo presenciado anoche en Dos Torres, en el marco de la tercera jornada de la VI Muestra de Teatro Clásico de Los Pedroches, no permite elaborar ningún juicio con rigor. Ya el espectador se siente justamente predispuesto en contra de una función que comienza con 45 minutos de retraso sobre la hora prevista, sin más justificación por parte de la organización que la irritante de esperar a que se haga silencio en una plaza repleta de concurridas terrazas de bares. Luego, un sonido infame hizo que escenas completas de la obra no pudieran entenderse con precisión, por escucharse fragmentadas, con intolerables altibajos de volumen, con pitidos y chirridos de todas clases. Ni siquiera la profesionalidad y buen hacer de Santi Rodríguez (sí, sí, el frutero) pudieron salvar aquella representación, que en cualquier otro lugar hubiera sido pataleada sin conmiseración por los espectadores, ante lo que representó una absoluta falta de respeto a un público que, por el contrario, manifestó un comportamiento ejemplar.

La obra apuntaba maneras, y a mí me recordó inicialmente a Las obras completas de William Shakespeare (abreviadas), de Winfield, Singer y Long, que en sólo una función de un par de horas y con muchísimo humor resume atropelladamente todo la amplia producción del dramaturgo británico, haciendo las tragedias comedias. Así, la escena de Ave Sosia en la que Medea asesina a sus hijos transmutados en melones me pareció absolutamente soberbia, y reconozco que no paré de reir mientras duró. Pero luego, a medida que se iba deteriorando el sonido y fallando los elementos de un decorado montado a trompicones, resultaba imposible concentrarse en la obra incluso para el propio actor que la representaba, al que la inoportuna intervención del reloj del ayuntamiento lo colocó en una situación muy comprometida.

Si hubiera que poner nota a los componentes teatrales, le daríamos un sobresaliente al público, que atendió con respeto a la representación a pesar de su mala factura, un notable al actor Santi Rodríguez, que demostró oficio e hizo lo que pudo para salvar la función, y un suspenso a los técnicos de sonido y a los responsables del montaje, por la multiplicidad de fallos impropia de una producción teatral que esperábamos de más calidad, al venir avalada por el Centro Andaluz de Teatro y Los Ulen. En cuanto a la organización institucional, suspenso también, y doble. En primer lugar por no haber previsto y evitado el ruido ambiental, a pesar de que el fallo ya fue apreciable en la edición celebrada en el mismo lugar hace unos años. Y en segundo, por no haber sabido aprovechar las posibilidades teatrales de la hermosa plaza donde se representaba la obra. Uno de los elementos primordiales con los que juegan estos festivales de teatro veraniegos es precisamente la utilización adecuada del patrimonio monumental de los pueblos donde se efectúan las representaciones, y la Muestra de Los Pedroches no ha sido capaz todavía de superar esta prueba, incluso en lugares tan predispuestos al éxito como el de anoche.

2 comments :

Anónimo | domingo, julio 23, 2006 10:20:00 p. m.

¿La Muestra de Teatro Clásico de los pedroches la organiza el Ayuntamiento de Pozoblanco?

Lo digo porque como es el enlace que has puesto.

PS. Si así es han colaborado los de plazapublica tamién http://www.plazapublica.info/muestraarticulo.php?d=0&h=10&supercat=1&cat=1&idarti=255

Antonio | lunes, julio 24, 2006 3:10:00 p. m.

He puesto el enlace a la página del Ayuntamiento de Pozoblanco porque es el único sitio donde se informa de la programación completa. La Mancomunidad, organizadora de la Muestra, no ha tenido a bien dar noticias de ella en su propia página. Increible pero cierto.

Publicar un comentario