BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El Corazón de Jesús como arma política


Bandera de España con el Corazón de Jesús en la torre de la Catedral de la Sierra de Hinojosa del Duque [Fotos: Facebook Parroquia de San Juan Bautista de Hinojosa del Duque].

En 2013 publiqué en el volumen XIX de la serie Crónica de Córdoba y sus pueblos, que edita la Asociación Cordobesa de Cronistas Oficiales, un artículo titulado "La movilización clerical en Los Pedroches a principios del siglo XX: la peregrinación de 1910 en Añora" [descargar aquí], en el que, a partir de una peregrinación de católicos de Los Pedroches que se realizó ese año a la ermita de la Virgen de la Peña, doy cuenta del fenómeno del clericalismo que se produjo en España a principios del siglo XX, centrándome, lógicamente, en nuestra comarca.

Como digo allí, durante aquellos años la Iglesia mantuvo una actitud beligerante desde el punto de vista político en respuesta al cambio de orientación del gobierno de la nación, en el que veía peligrar gravemente algunos de los privilegios que había venido manteniendo tradicionalmente, especialmente en el terreno educativo.

En mayo de ese año [1910],  las elecciones generales habían otorgado la mayoría al Partido Liberal de José Canalejas, duplicando la representación del Partido Conservador, que quedó muy debilitado. Los republicanos, coaligados con los socialistas, obtuvieron también muy buenos resultados el partido socialista alcanzó por primera vez un escaño en las Cortes, que ocupó Pablo Iglesias. El gobierno de Canalejas, de orientación liberal progresista, pretendió entonces reforzar el carácter laico del Estado emprendiendo una serie de reformas en materia social, religiosa y educativa (matrimonios y cementerios civiles, libertad de cultos, eliminación de la obligatoriedad de estudiar el catecismo en las escuelas, libertad de enseñanza y prohibición del establecimiento de nuevas congregaciones religiosas) que motivaron una agresiva y multitudinaria respuesta por parte de los estamentos conservadores, a través de numerosas movilizaciones dirigidas por una jerarquía católica que había irrumpido en la vida pública española tras décadas de adormecimiento.

La Iglesia reaccionaba de este modo a lo que consideraba una deriva anticlerical en la sociedad española, apoyada en sucesos violentos contra ella como los acontecidos durante la Semana Trágica de Barcelona en el verano de 1909, pero también latía un deseo de recuperar la influencia y el poder institucional gravemente mermados durante el siglo XIX. La acción colectiva de los católicos contra la secularización de la sociedad y las políticas que consideraba anticlericales del gobierno se organizó no sólo con los instrumentos propios de la tradición litúrgica y devocional (procesiones, peregrinaciones, romerías, rogativas, rosarios, conmemoraciones) sino también a través de los mecanismos civiles de participación social (manifestaciones, mítines, prensa, sindicatos: instrumentos todos ellos, irónicamente, propios del liberalismo que combatían), que fueron utilizados por los católicos como armas defensivas frente a la agresión laicista y a la vez como mecanismos proselitistas de sus propios ideales.

Entre los diversos instrumentos del clericalismo militante, cito en mi artículo la utilización de la prensa como modo de difusión (que cristalizó entre nosotros, por ejemplo, en la fundación del semanario El cronista del Valle), la convocatoria de mítines y manifestaciones de carácter multitudinario o el asociacionismo de ámbito político y sindical de orientación católica. Desde el punto de vista estrictamente devocional, el fervor de los fieles católicos en esta tarea contrasecularizadora a comienzos del siglo XX se articula a través tres advocaciones básicas: el Corazón de Jesús, el culto eucarístico y la Virgen María. Quiero referirme ahora solamente a la primera de ellas.

La entronización del culto al Corazón de Jesús en Los Pedroches –una devoción introducida en España en el siglo XVIII, pero sin ningún arraigo tradicional hasta entonces en la comarca- se produjo en Añora en 1917, dos años antes de que España entera fuera consagrada a esta advocación por Alfonso XIII en el Cerro de los Ángeles. El día 9 de abril la misión de los Padres Redentoristas que se encontraba en Pozoblanco se trasladó a Añora para celebrar allí una “fervorosa festividad” (a la que, según una entregada crónica periodística en El defensor de Córdoba, asistieron “de siete a ocho mil fieles”) en el transcurso de la cual “se consagró el Valle de los Pedroches al Sagrado Corazón de Jesús”.

La celebración del Corazón de Jesús se realizó en aquellos años con gran solemnidad en casi todos los pueblos de la provincia, donde además se habían multiplicado sus imágenes, tanto en iglesias como en los hogares. En Hinojosa del Duque, la fiesta de 1910 acogió una “gran comunión general” en la que participaron, según El defensor de Córdoba, casi dos mil personas y, tras la procesión, la jornada concluyó con una sesión de fuegos artificiales. El corresponsal concluye: “La devoción al Corazón Divino es en Hinojosa la fuerte muralla que contiene la ola de corrupción que invade al mundo”.

El culto al Corazón de Jesús, por tanto, nació (o, al menos, se desarrolló) en un contexto de contestación religiosa a las políticas gubernamentales de raíz laica y este carácter, digamos, político ya no lo abandonó. Durante la Guerra Civil española muchos soldados del bando sublevado llevaban Sagrados Corazones de fieltro con la leyenda  "Detente, bala" adheridos a la ropa (llamados "detentes") en la creencia de que servían para repeler las balas enemigas. Durante esa contienda militar, el carlismo (integrado luego en el Movimiento Nacional, organismo de inspiración fascista que mantuvo el régimen franquista) hizo suyo como símbolo patriótico la bandera de España con un Corazón de Jesús incorporado en la franja central. El emblema fue adoptado también por los requetés, una organización paramilitar que luchó a favor del bando sublevado y cuyo himno de combate era el Oriamendi ("Por Dios, por la patria y el Rey"). Todavía hoy constituye el emblema de movimientos tradicionalistas nostálgicos de los ideales franquistas.


Bandera de España con el Corazón de Jesús.

Toda este recordatorio viene a colación por la marejadilla (no podemos realmente concederle más intensidad) producida en Hinojosa del Duque a raíz de la colocación en la torre de la Catedral de la Sierra de una bandera de España con el Corazón de Jesús. La iniciativa correspondió al párroco local y coincidió con la eclosión de banderas de España que conocimos con motivo de los sucesos independentistas de Cataluña en octubre pasado. La Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía mandó retirar la bandera, atendiendo a la condición de monumento nacional que ostenta el edificio. Ante esta imposición, el párroco optó por extender el conflicto a toda la población haciendo un llamamiento a colocar banderas de España con el Corazón de Jesús en los domicilios particulares de la localidad, aunque al parecer con escaso éxito. También en las últimas semanas han podido verse dichas banderas en algunas otras iglesias de la comarca, como en las de Fuente La Lancha, Villanueva del Duque o Villaralto, lo que es interpretado desde la parroquia como un apoyo "a los Cristianos de Hinojosa en su empeño de venerar al Sagrado Corazón".


Bandera en la iglesia de Santa Catalina de Fuente La Lancha.

El hecho nos mueve a la reflexión. En primer lugar, hay que distinguir entre el culto litúrgico al Corazón de Jesús (cuestión de fe sobre la que nada he de decir, al pertenecer a la conciencia individual) y la exhibición pública de un símbolo concreto de carácter político (la bandera nacional) en la que aparece un Corazón de Jesús como elemento distorsionador de su significado. No son la misma cosa. En segundo lugar, considero que nada hay reprochable en que ciudadanos particulares coloquen cualquier tipo de bandera en sus balcones y ventanas como expresión pública de sus sentimientos, creencias o aficiones (siempre, claro está, que no reproduzcan símbolos racistas, xenófobos, intolerantes o, en general, que estén prohibidos por la legislación vigente). En cambio, me parece más discutible esta exhibición en monumentos públicos, aunque sean de carácter religioso, puesto que, especialmente en pueblos pequeños como los nuestros, pueden constituir un elemento de confrontación entre los ciudadanos, fin último al que precisamente no debería contribuir la Iglesia, volcada como debería estar en crear vínculos de unión fraternal entre todos los vecinos.

La bandera de España con el Corazón de Jesús, digámoslo ya como consecuencia de todo lo anterior, no es un símbolo religioso, sino político, y su exposición pública en torres y fachadas de parroquias constituye una toma de posición de la Iglesia y, por tanto, un acto consciente de exclusión para quien no comparta los planteamientos políticos e ideológicos que tal emblema representa. Solicitar la retirada de símbolos partidistas de los edificios públicos, que deben propiciar la convivencia ciudadana, no constituye un ataque a la Iglesia, como gusta destacar ahora a ciertos sectores que se sienten más cómodos asumiendo una victimización imposible, sino una llamada a la concordia y la fraternidad. No resulta tolerable intentar confundir a los ciudadanos, ni siquiera a los creyentes. Quien utilice la bandera de España con el Corazón de Jesús debe conocer su significado, que, insisto, es político y no religioso. Y, después de conocerlo, que cada cual actúe en conciencia y asuma sus responsabilidades.

26 comentarios :

Anónimo | domingo, junio 17, 2018 4:40:00 p. m.

Enhorabuena por esta aportación tan acertada, pero permítame que añada algo. Si a todo este despropósito de mezclar religión con política con la única intención de no perder los privilegios y seguir haciendo guiños a aquellos que se creen los únicos españoles que luchan por su patria, le unimos que esa bandera oportunista fue colgada en la torre el famoso y polémico día 1 de Octubre de 2.017, sin insignia alguna del Sagrafo Corazón de Jesús, aunque algunos días más tarde fuera colocada, creo que queda claro, más bien cristalino, el trasfondo de tan controvertida bandera. Como diría Apeles, uno de los pintores más importantes de la antigua Grecia: "Zapatero, a tus zapatos".

Anónimo | lunes, junio 18, 2018 12:58:00 a. m.

SON LAS 0:56 HORAS DEL LUNES 18 DE JUNIO DEL AÑO 2018 DE NUESTRO SEÑOR Y LOS MICROCORTES EN EL SUMINISTRO ELÉCTRICO CONTINUAN...TIC...TAC...TIC...TAC...

Anónimo | lunes, junio 18, 2018 10:36:00 a. m.

Demostrado, el catolicismo es la religión verdadera...

Anónimo | lunes, junio 18, 2018 2:38:00 p. m.

Recuerdo como en los primeros años de la transición la gente se mataba por poner o quitar una bandera que no estaba legalizada y ahora son plenamente legales y oficiales. ¿fueron necesarias esas muertes o fueron gratuitas?. No existe absolutamente ninguna bandera que merezca el sacrificio de una sola persona. Por eso, si la iglesia quiere poner banderas que pongas las que le de la gana, eso sí, en su casa y para sus fieles. Lo que es evidente que la iglesia siempre ha defendido una ideología conservadora. Fue conservadora en España con el franquismo y eso nadie lo puede negar. Fueron muchos años lo que implica que todavía tengan algunas secuelas y añoranzas de tal ideología. Si pusieran la bandera tricolor republicana o la roja con la hoz y el martillo si que me sorprendería pero tampoco los iba a criticar por ello, nos les neguemos su legítimo derecho a ejercer la libertad de expresión que a su pesar casi hemos conseguido en éste pais.

Anónimo | lunes, junio 18, 2018 5:47:00 p. m.

Esta simbología del sagrado corazón no la ha incorporado el pop art hispanico a sus materiales compositivos dándole nuevos significados?
Hay por ahí algún experto que me aclare esto?

Anónimo | martes, junio 19, 2018 9:25:00 a. m.

Banderas con el arcoíris en los Ayuntamientos, ¿se pueden poner ? ¿ y lazos amarillos gigantes en edificios públicos ? Que fácil es meterse con los curas, como ya no tienen el poder de antes pues ala a meterse con la iglesia. Con otras religiones todos callados no vaya a ser que nos pase algo.

Anónimo | martes, junio 19, 2018 1:01:00 p. m.

El Ayuntamiento es la casa del pueblo, la iglesia es la casa de Dios. Es difícil entenderlo y más cuando la ceguera del dogma no deja ver más allá. Ánimo.

Anónimo | martes, junio 19, 2018 2:18:00 p. m.

Y de esto no se hablaria tan abiertamente si fuera otra religión que todos conocemos. Por qué? Porque está mal, no es de "buenistas" y no toca pero si al catolicismo. Sin entrar en detalles que la "progreideologia" huye y excusa mil veces de la bandera constitucional en sus diferentes formas o donde esté puesta, de hecho por eso cualquier razonamiento sobre esto intuye lo evidente, esconderla.

Y atención que en este caso, considero que el párroco estuvo desacertado con ello.

De lecciones siempre.

Anónimo | martes, junio 19, 2018 6:03:00 p. m.

El párroco estuvo más que desacertado, pero había que dejar claro que la parroquia de Hinojosa estaba en contra de los separatistas que querían romper España. Ya lo ha conseguido, no sé de que se queja ahora. Enhorabuena.

Anónimo | martes, junio 19, 2018 7:11:00 p. m.

Algunos parece que no se enteran de que esa bandera (la del Corazón de Jesús) no representa la oposición al separatismo catalán, sino que se trata de una bandera perteneciente a los sectores más reaccionarios del Movimiento Nacional, de inspiración fascista, entre los que tan cómoda se sentía la iglesia franquista.

Anónimo | miércoles, junio 20, 2018 10:02:00 a. m.

"reaccionarios", "fascista", "iglesia franquista"

Hay quien consume demasiado pienso ideológico.

Anónimo | miércoles, junio 20, 2018 11:24:00 a. m.

Amigo anónimo, no seré yo quien defienda este tipo de banderas con símbolos más que dudosos. Sabemos que esa bandera, tal cual, fue utilizada por los famosos requetés. Quiero pensar que en este caso la colocación de la bandera no tiene nada que ver con esos movimientos reaccionarios protagonistas de la historia negra más reciente de nuestro país, porque si tuviera la más mínima duda de ello, entonces esto sería harina de otro costal. Por el momento en el que la bandera nacional es colocada en la torre de la iglesia, sin ningún tipo de insignia del Corazón de Jesús, ni nada por el estilo, el día del referéndum en Cataluña, creo que está clara la verdadera intención. La Iglesia, como siempre, en vez de unir a sus feligreses, los divide.

Pd: Vaya gustazo poder escribir y debatir en una página donde no hay censura, siempre que haya respeto. Muy distinto a lo que ocurre en la Voz de Córdoba.

Anónimo | viernes, junio 22, 2018 10:15:00 p. m.

Es posible que lo de consumir pienso ideológico es en sentido figurado, pero no está bien ese comentario ya que quien consume pienso son los animales y posiblemente alguien se sienta molesto. Yo podría decir que esa persona come mierda fascista y no estaría bien que lo dijera porque aunque seria en sentido figurado estoy seguro que no consume mierda y por eso no lo digo. Lo que sea un fascista ya no puedo confirmarlo ni desmentirlo, no quiero aventurarme. De todas formas yo quiero ser respetuoso con lo que come cada cual y no voy a opinar al respecto. Solo pido respeto.

Anónimo | sábado, junio 23, 2018 2:07:00 p. m.

Hay quien no entiende las metáforas y pide respeto para sí pero va espetando permanentemente las palabras "reaccionario", "fascista" o "franquista" cuando alguien le pone ante el espejo y ese alguien no traga con el "ideario" (es un decir) que a él le han metido en la cabeza, y que va repitiendo como un robot en una tómbola de chochonas y perritos pilotos.

Estos que tienen siempre en la boca las palabras "reaccionario", "fascista", "facha" o "franquista", y que las utilizan sistemáticamente como comodín a modo de insulto cuando no tienen argumentos y les han descubierto sus miserias, aunque no tengan la mayoría ni repajolera idea de lo que realmente significan estas palabras, y luego encima piden respeto, deberían empezar por mirarse antes bien al espejo y aprender el significado de las palabras cinismo y desvergüenza.

Anónimo | sábado, junio 23, 2018 2:44:00 p. m.

Creo entender que el Anónimo | sábado, junio 23, 2018 2:07:00 p. m. reconoce que llamar a alguien fascista o franquista es un insulto. Eso está bien. Y respeto siempre. Todos los males de la humanidad tienen como trasfondo la falta de respeto. El respeto es el sentimiento mas importante que puede generar el ser humano. Jamás se producirán injusticias cuando las relaciones humanas se basen en el respeto. El respeto al pobre, al rico, al listo, al torpe, al blanco, al negro, al religioso, al ateo, es decir a tu diferente te hace mejor y mas feliz amigo anónimo anterior. Inténtalo, vale la pena, no te quepa la menor duda.

Anónimo | sábado, junio 23, 2018 5:43:00 p. m.

A mi no me importa que me llame miserable, cínico, desvergonzado ,ignorante, etc pero nn me llame facha ni franquista porque no lo considero un insulto sino una descripción de algo y eso si que me molesta.

Anónimo | domingo, junio 24, 2018 12:03:00 p. m.

Cuando alguien que parece tiene colonizado el cerebro por un fortísimo prejuicio sectario, y espeta y califica sistemáticamente de "fascista", "facha" o "franquista" a aquel que no pasa por el aro de ciertos "dogmas" o mensajes y soflamas, lo hace claramente con el ánimo de insultar, y por eso he dicho literalmente que, muchos que no tienen argumentos y sólo han asimilado cuatro mantras que repiten automáticamente cual papagayos, lo utilizan "como comodín a modo de insulto".

Y me refería al cinismo y la devergüenza del que -con ánimo de insultar, por tanto, de ofender- expele esos calificativos sistemáticamente y luego va exigiendo respeto.

Por estos mantras y calificativos a modo de insulto que repiten como papagayos especialmente los separatistas y los extremistas de izquierda, es decir, las grandes lacras que padece este país llamado ESPAÑA, han sido calificados como "fachas" o "fascistas" (con ánimo de insultarlos) gente tan variopinta como Vargas LLosa, Felipe González, Arturo Pérez Reverte, Albert Boadella, los hermanos Sardá, Fernando Savater, Rosa Díez, Javier Cercas, Carmen Lamela, Rafael Nadal, Javier Marías, Susana Díaz, Tomás Guasch, Fernando Aramburu, José Luis Corcuera, Joan Manuel Serrat, Josep Borrell, Joaquín Sabina, Edurne Uriarte, José Manuel Soto, Albert Rivera, Toni Cantó, Inés Arrimadas, Manuel Vicent, Mariano Rajoy, Ramón Tamames, Nicolás Redondo, José María Fidalgo, Carlos Herrera... y un largo etcétera que sería imposible plasmar aquí.

Y está muy bien exigir y hacer loas al respeto, ¿cómo no? El respeto es un bien y una virtud y me parece muy bien fomentarlo.

Lo que pasa es que dar lecciones de respeto y presentarse como un adalid y una autoridad del respeto, cuando no se saben dar otros argumentos que calificar sistemáticamente al otro como "fascista" o "facha", me parece un ejercicio de cinismo y desvergüenza difícilmente superable.

Anónimo | domingo, junio 24, 2018 3:14:00 p. m.

Ese listado no se lo cree usted ni borracho, hay antinacionalistas y ultranacionalistas, fachas y rojos y del Madrid y del Atlético.
Este refrito, permitame que que lo diga, es una vieja y algo tontuna estrategia del facherio: ni izquierda ni derecha ESSSPAÑA arrastrando mucho la ssss (que hay que cuidar las formas).

Anónimo | domingo, junio 24, 2018 5:59:00 p. m.

Sí.Nombrar a ESPAÑA es una muestra de "facherío" imperdonable.

Anónimo | domingo, junio 24, 2018 6:45:00 p. m.

No he dicho eso y lo sabe usted muy bien.

Anónimo | lunes, junio 25, 2018 1:57:00 p. m.

Se os va de las manos, al final desvirtuáis la conversación con términos y opiniones que poco tienen que ver con el asunto. Ese es otro gran problema.

Anónimo | lunes, junio 25, 2018 5:19:00 p. m.

Esto no es problema amigo. Esto es hablar por hablar, sin darle mucha importancia a lo que cada cual diga. Y esto siempre es bueno.
Y teniendo claro que intentar formarse una opinión de tu interlocutor con calificativos como facha o bolivariano es una simplificación de la cuestión que en el fondo es pasar el tiempo hablando. Salud y República consumidores de pienso ideológico!!!

Anónimo | lunes, junio 25, 2018 10:35:00 p. m.

Estoy de acuerdo con usted en lo intrascente del debate (No la entrada de antonio desde luego)pero reconozca que un debate sin cuñado facha es como un jardín sin flores ,y si no le das una poquita caña se nos deprime.

Anónimo | martes, junio 26, 2018 9:57:00 a. m.

"salud y república", "debate sin cuñado facha".

Estos son los adalides del "respeto".

Y encima dan lecciones de democracia y se ven a sí mismos con superioridad moral.

¡Qué tropa!

Anónimo | martes, junio 26, 2018 9:57:00 a. m.

Tampoco hay que frivolizar los debates. Yo no he detectado ningún facha en estos hilos. Si se vislumbran personajes muy vinculados a la derecha mas conservadora pero no facha. La dificultad de entablar debate radica que al estar ya demostrado por toda la comunidad internacional y el pensamiento moderno que la izquierda progresista supera moralmente a la derecha conservadora tanto en valores como expectativas y eso lo saben hasta los seguidores de la derecha, a estos les cuesta entrar al debate que ya saben de antemano perdido y por eso entiendo que alguna vez hay que darles un poquito de caña. Pero eso si, sin acritud.

Anónimo | martes, junio 26, 2018 2:15:00 p. m.

Lo de adalid del respeto, reconozco que soy incapaz de superarlo

Publicar un comentario