BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Más novedades otoñales


La luz del Verdinal, de Alejandro López Andrada, y Canción de la madre del agua, de Pedro Tébar.

El otoño literario sigue gozosamente activo. El pasado miércoles se presentó en Córdoba la reedición de La luz del Verdinal, una recopilación de artículos periodísticos de Alejandro López Andrada que ya se publicó en el año 2000 y que ahora recupera la editorial Puntoreklamo. El libro fue presentado por Pérez Azaústre, que le dedicó luego uno de sus almibarados artículos.

Mañana, con un recital de música de piano y poemas de autores de la comarca, acompañados de imágenes de Los Pedroches, se presenta en el Conservatorio Marcos Redondo de Pozoblanco el número 11 de la revista Cuzna, que editan los Institutos de Enseñanza Secundaria de Los Pedroches (y en la que esta vez yo también he colaborado). Por otro lado, el jueves a las 20 horas tendrá lugar en las Bodegas Campos de Córdoba la presentación del libro Canción de la madre del agua (Renacimiento), de Pedro Tébar, que obtuvo el IV Premio de Narrativa Generación del 27. La presentación correrá a cargo de Ángel Estévez, profesor de la Universidad de Córdoba.

Fuera ya del campo literario, hace unas pocas semanas acaba de publicarse también uno de los trabajos galardonados en 2007 con una mención especial del Premio Blas Infante de Estudio e Investigación sobre Administración y Gestión Pública, en su XI edición. La autora es la hinojoseña María Dolores Rubio de Medina y la obra se edita bajo el título Manual para el registro, depósito y la publicación de los estatutos de las asociaciones empresariales (Instituto Andaluz de Administración Pública). Por su parte, Juan Andrés Molinero Merchán ha publicado recientemente los libros Bibliotecas históricas de Los Pedroches (Ayuntamiento de Dos Torres) y El convento de Santa Clara de la Columna de Belalcázar (Diputación de Córdoba), este último pendiente de presentación. Y yo mismo, el próximo jueves, tendré el placer inmenso de oler las páginas recién salidas de imprenta de un nuevo libro en cuya portada aparece mi nombre.


Manual para el registro..., de María Dolores Rubio de Medina, y El Instituto Fray Andrés. 75 años de enseñanza secundaria en Puertollano, de Antonio Merino Madrid.

11 comentarios :

C. L. M. | martes, diciembre 02, 2008 1:14:00 p. m.

Enhorabuena, Antonio, por tu libro. A los que amamos los libros y esto de internet nos suena todavía a un futuro incierto, nos gustaría ver algún día un libro con una selección de los artículos de Solienses, para poder conservarlos mejor. Así que, por favor, si hay algún editor entre el público...

Anónimo | martes, diciembre 02, 2008 1:21:00 p. m.

¿ Los artículos de Pérez Azaustre sobre López Andrada le parecen a usted almibarados ? Le ha faltado añadir la coletilla "EN MI OPINIÓN"

Sería así:

En mi opinión, los artículos de Solienses sobre Tébar Castro son no aptos para Diabéticos.

No hay peor cuña .............

Antonio | martes, diciembre 02, 2008 2:09:00 p. m.

Solienses es una bitácora personal, por tanto, todo lo que se escribe aquí, cuando no se indica otra cosa, son opiniones mías. Así lo entiende la mayoría de los visitantes y comprende que no haya de especificarse a cada momento.
Por otro lado, parece que usted ve connotaciones negativas en el adjetivo "almibarado". Si conociera Los Pedroches sabría que a los de Añora nos encantan los dulces.

Anónimo | martes, diciembre 02, 2008 4:16:00 p. m.

Es que con usted y tratándose de López Andrada no se puede pensar bien nunca.

Seguro que lo de "almibarados" no lo hacía como connotación positiva.

Si ya le conocemos de largo ...............

Duda existencial | martes, diciembre 02, 2008 5:43:00 p. m.

Vaya por fin presentan el libro de Tébar:

¿ que hacemos Sr. Merino ? ¿ Valoramos el libro por los comentarios tan almibarados que usted hace de él ?

¿ O por las ventas como usted hace con la película El Libro de las Aguas ?

Porque un libro que según usted crea el paisaje mítico de Los Pedroches debería por lo menos tener 30.000 ejemplares vendidos, que seran más o menos las almas que habitamos la comarca.

¿ Es malo porque se vende poco ?

¿ No se vende porque no hay promoción ?

¿ O es sencillamente cuestión de gustos y opiniones ?

Anónimo | martes, diciembre 02, 2008 6:51:00 p. m.

Señor Merino:

Por el título de su libro uno se imagina de qué puede ir.

¿Sería recomendable también para los "catetos" (entre los que me encuentro) o va dirigido más bien a personas doctas y distinguidas como usted?

Anónimo | miércoles, diciembre 03, 2008 12:59:00 a. m.

¿Por qué se subvencionan libros y películas que no las lee nadie y luego no hay dinero para investigación y poder salvar nuestra dehesa?

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 12:36:00 a. m.

Si la Diputación de Ciudad Real suelta manteca para un libro de recortar y pegar, pues genial.

Pérez- Azaustre | jueves, diciembre 04, 2008 8:40:00 p. m.

"El valle de Los Pedroches, como confín y como realidad, ya existía antes de que Alejandro López Andrada comenzara a escribir. Esto, que en el fondo es una obviedad para cualquiera que viva en la comarca o haya vivido allí, no se hace tan nítido, en cambio, para un sujeto ajeno a Los Pedroches que sí haya leído un libro suyo. Está claro que el Puerto del Calatraveño es anterior, y las Minas del Soldado, y el crepúsculo de Dos Torres, y el faro de vigía de Pedroche, y Villanueva del Duque, y un cielo azul cobalto que se alza en la planicie como un telón metálico. Sin embargo, leyendo cualquiera de los libros de López Andrada, a uno le da la sensación de que esta comarca antes no existía, porque se la ha inventado él, porque la ha ido escribiendo libro a libro, prefigurando, diseñando concienzudamente libro a libro."

tarugo | viernes, diciembre 05, 2008 3:26:00 p. m.

El señor Pérez-Azaustre no se entera de que los Pedroches existen. Y no existen sólo como realidad o confín sino como universo mítico. Él, que venía de fuera, quedó deslumbrado, no por los Pedroches sino porque leyendo los libros de Alejandro, de una manera ficticia, se iba adentrando en los Pedroches. Los Pedroches existían como metáfora ya antes de que los descubriera Alejandro. Para demostrarlo ahí están todos los que han escrito sobre esta comarca antes que él. ¿Que nadie los ha descrito como él? Ese es su problema. Y el problema de Azaustre por no conocer otros libros que los de Alejandro. ¿Ha leído Azaustre a Moreno Valero? Lo que Pérez-Azaustre describe en su escrito, "torre vigía", "cielo azul cobalto...como un telón metálico" "crepúsculo" etc son sólo sensaciones. Pero este paisaje milenario tiene unas raíces muchos más hondas que lo configuran como entidad espiritual única. Sólo los que hemos mamado aquí podemos hablar de esto. Sólo por referencias hablan los demás.

Anónimo | viernes, diciembre 05, 2008 7:28:00 p. m.

¡¡ Claro hombre Moreno Valero !! ¿ como no nos habíamos enterado nadie ?

Publicar un comentario