BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Juan Bautista Carpio, director del Museo Prasa-Torrecampo: "No sé cuándo lo tendremos listo, pero el Museo se va a hacer".


Fachada de la vieja Posada del Moro de Torrecampo

En julio de 2005, casi dos años después de su cierre, conocimos que la empresa constructora Prasa, propietaria del entonces llamado Museo Posada del Moro de Torrecampo, había nombrado un nuevo director y tenía la intención de remodelar completamente el edificio de modo que, con un novedoso proyecto museístico, la instalación pasaría a convertirse en una de las instituciones culturales más relevantes de la provincia de Córdoba. Ya sabíamos que Prasa había comprado las casas que rodeaban la antigua Posada (y, finalmente, casi todas las de su manzana) y que en tan extenso solar iba a levantarse un edificio singular de nueva planta que despertó en todos los amantes de la cultura en Los Pedroches quiméricas fabulaciones sobre un futuro que nunca habíamos podido imaginar.

Desde entonces, las noticias en torno al que ya comenzó a llamarse Museo Prasa Torrecampo se sucedieron como miguitas de pan que señalaban la ruta, empujadas por su laborioso director, Juan Bautista Carpio: la anotación en el Registro de Museos de Andalucía como museo de titularidad privada, alientos sobre los trabajos de restauración, ordenación y clasificación de fondos, participación en grandes exposiciones (La cultura europea del siglo X, Tierras del Olivo, Qantara), celebración del día de los museos, rumores expectantes de hipotéticas provisones de fondos, participación en actividades culturales de índole local... Se daba la paradoja de que el museo nunca había estado tan presente como ahora, que físicamente no existía.

Sin embargo, han ido pasando los años sin que realmente se haya visto una materialización palpable de las ilusiones creadas. El solar destinado a tan fabulosa construcción fue llenándose de jaramagos y otras malas hierbas que han comenzado a levantar suspicacias y descreimientos. La situación económica general, la merecida penitencia que viven las constructoras y los picoteos judiciales en torno al propietario de la empresa contribuyen a aumentar las sospechas de que todo pudiera haber sido una vez más el viejo cuento de la lechera.

Desde el museo, sin embargo, se asegura que todo continúa, más o menos, según lo previsto, aunque no se niega el retraso en las obras. Se destacan ("aunque desde la calle no se vea el trabajo que se está realizando") los permamentes trabajos de ordenación, catalogación y conservación de las colecciones, de difusión y de investigación, con la participación de destacados especialistas. Y, a pesar de la aparente paralización, la Fundación Prasa sigue considerando prioritario el proyecto del Museo.


Juan Bautista Carpio, director del Museo Prasa Torrecampo, junto a dos capiteles islámicos que forman parte de los fondos del museo.

Hace casi dos años que se presentó el proyecto básico del nuevo edificio y la rehabilitación de la Posada del Moro. Mucho tiempo, dice la gente. Pero Juan B. Carpio, con el didactismo del viejo maestro, se explica para Solienses: "Pero es que éste no es un proyecto al uso, es un proyecto 'singular'. Y no sólo lo es porque así está legalmente tipificado (como edificio de equipamiento cultural, directamente, se reconoce la sigularidad, que permite por ejemplo concentrar parcelas para formar un solar único, construir salas de un tamaño mayor al que se permite en una vivienda, etc. Muchos detalles sin los cuales sería imposible construir algo como lo que proyectamos). Es singular porque el diseño y la construcción resultan tremendamente complejos. Como edificio de pública concurrencia, hay unas normas de seguridad que no son las que rigen en cualquier obra. Pero es que además, como centro que conserva y exhibe bienes del Patrimonio Histórico, muy frágiles, hay unas condiciones de seguridad para las colecciones cuyo diseño es también muy complejo. Por ejemplo, no podemos permitir que varíen significativamente los niveles de humedad, o la temperatura, por una avería o un fallo en el suministro eléctrico, porque podría causar daños irreparables a objetos que son únicos... Ningún proyecto de este tipo, ninguno, puede hacerse siguiendo los plazos que marcan las licencias para construcción de viviendas. En esos proyectos, el paso del proyecto básico al de ejecución significa simplemente afinar el cálculo de estructuras, elegir el sistema de aire acondicionado, la grifería y poco más. Para un proyecto como el nuestro, en cambio, este paso es muy complejo, porque nada es normal. No conozco ningún caso en el que entre la aprobación del básico y la presentación del proyecto de ejecución haya mediado menos de dos años. En Córdoba, ni Museo Arqueológico, ni Medina Azahara, ni Palacio del Sur, ni Museo Taurino...".


La rehabilitación de la Posada constituirá la primera fase de la obra.

El proyecto se ha visto retrasado, además, por la integración de un nuevo solar (la casa que se compró en último lugar, que supuso una modificación sustancial del proyecto), por la entrada en vigor del nuevo Código Técnico de la Edificación y hasta por cierta lentitud de los arquitectos en la redacción del proyecto. Pero, ¿influirá también la crisis económica en la edificación del nuevo Museo? El director de la institución no niega la evidencia: "Evidentemente, es otro problema. La idea inicial, de construir sin descanso una vez obtenida la licencia definitiva, no es hoy razonable. No hay dinero para afrontar de un golpe todo el gasto. Solución: se ha optado por "partir" el proyecto, en principio en tres fases, de las que se está trabajando en el proyecto de ejecución de la primera: rehabilitación de la Posada del Moro y estructura anexa. Creo que es la forma más realista de poder emprender el trabajo. Una vez iniciada la obra, se terminaría el proyecto de ejecución de las otras dos fases, con idea de que se pudieran iniciar una vez en marcha las instalaciones de la primera fase. En cuanto a plazos de construcción, sabemos que se alargarán más de lo inicialmente previsto. Nos olvidamos de construir todo el conjunto en dos años. Pero lo construiremos. Creo sinceramente que en la actual situación económica, esta solución es la mejor posible".

Y nosotros que lo veamos.


Solar donde se levantará el futuro museo.

6 comentarios :

Jovellanos | martes, octubre 27, 2009 8:28:00 a. m.

Levanta suspicacias alarmantes lo que scribe hoy. Todos tenemos puestos nuestras esperanzas en el Museo de Prasa como algo que vendrá muy bien a la esctructura y equipamiento cultural de la comarca. A ellos nos alentaba ver detrás de él, el grupo de empresas Prasa con su solvencia económica.
Ahora por aquello de la burbuja del ladrillo hay temores de que pueda venirse abajo todas las expectativas.
A favor de que el proyecto siga adelante aunque relentizado, está la solvencia, pericia y valía de quien es hoy su director. Está en buenas manos y seguro que con su sabiduría sabrá llevarlo a buen puerto.
Si huibiera que esperar más tiempo del que en un principio se pensó, no sería lo más fatal, porque al fin y al cabo llegará el momento de que podamos disfrutar de ello. Lo calamitoso sería que de lo que dije, dije no dije nada. Esperemos que solo sea un alamrma transitorio.

Anónimo | martes, octubre 27, 2009 9:31:00 a. m.

El rascacielos que están construyendo en la finca de Prasa ,en Alcaracejos, eso nadie la para. Un impacto medio ambiental de cojones permitido por como siempre por los de siempre.
Es curioso como todo el mundo calla ante la mostruosa edificación y luego nos echamos la mano a la cabeza porque una encina corta el paso de un camino.
Me gustaria que Solienses dedicara un articulito de los suyos a este tema pero me parece que me voy a quedar con las ganas.

Anónimo | martes, octubre 27, 2009 10:22:00 a. m.

Es curioso, que en pleno centro de este pueblo se permita que haya una superficie vallada, que afea el entorno,cuando en otros pueblos de la comarca por mucho menos, te mandan a los municipales. Y lo sé porque soy constructor y tengo que lidiar con las malditas licencias de obras.

Anónimo | martes, octubre 27, 2009 10:42:00 a. m.

Pues yo hubiera jurado que el museo llevaba ya años acabado. Eso me creía yo.

Anónimo | miércoles, junio 01, 2011 12:48:00 p. m.

No está vallado. Han construido un muro de bloques encima de la acera. Eso si que son rarezas de Torrecampo...

Anónimo | miércoles, octubre 22, 2014 12:54:00 p. m.

No son rarezas, son otra cosa. Esa construcción fue autorizada por el Alcalde del PP muchos años, y sólamente con mirar la LOUA el tiempo que lleva molestando, como mínimo es excesivo.

Publicar un comentario